Elegir

Las zonas erógenas

Conocer el cuerpo 44990

Y eso sucede porque no le dan misterio ni dimensionan el actuar de su pareja. Sencillamente tienen la confianza suficiente para que el otro haga lo que quiere, sin hacer lecturas erradas de sus comportamientos. Pero hay quienes sí le dan trascendencia a la forma de actuar de su pareja tras finalizar el encuentro íntimo. Recuerde que todo se basa en una buena comunicación. Es necesario conocer que durante el orgasmo se eleva la presión arterial, se acelera el ritmo de la respiración, se incrementan las palpitaciones, entre otras manifestaciones fisiológicas. En parte el comportamiento después de hacer el amor tiene su base biológica; hombres y mujeres no reaccionan igual al terminar un acto sexual.

1. Los pezones

Las zonas erógenas Las zonas erógenas Las zonas erógenas son aquellas que por su sensibilidad provocan sensaciones de placer al anatomía estimuladas, dado que en ellas se acumulan muchas terminaciones nerviosas. Y no se limitan a los órganos sexuales, lo que en muchas parejas pueden constituir una verdadera obsesión, hasta el punto de olvidar el excedente del cuerpo. En una relación sexual que pretende ser plenamente satisfactoria es necesario conocer las zonas erógenas de la galán y saber cómo estimularlas para producir la excitación y el placer. Se puede comenzar por la cabeza, masajeando el bigote, lo que produce una efecto muy relajante. O acariciando y besando la nuca, para acarrear un escalofrío que recorra la espalda. Los lóbulos y la parte trasera de las orejas son también muy sensibles, especialmente en los hombres. Finalmente, los labios incrementan su sensibilidad cheat la excitación y basta un roce muy leve para que se sienta una sensación bastante placentera. Pero en realidad toda la piel puede ser considerada una zona erógena, especialmente la parte interior de muslos y brazos -incluidas la parte último de las articulaciones-, el belly -entorno al ombligo y legando al pubis-, la espalda, las axilas y los laterales del tórax.

¿Qué pasa en mi cuerpo durante el sexo? – Las etapas del ciclo de respuesta sexual

Glosar Compartir Aunque no lo parezca los hombres son sensibles a muchas caricias gracias a las zonas erógenas que tienen en todo su cuerpo. La psicóloga y experta en sexología, Ana Simó, asegura que en nuestro país a estas zonas denial se les saca tanto provecho, pues estamos acostumbrados a que la persona se vaya espontáneo a los genitales y a las partes que se muestran en las películas: boca, garganta, vagina, pene, nalgas o senos. Zonas de placer y zonas de relajación La especialista afirma que así como hay zonas de excitación hay zonas de relajación y estas no deben ser confundidas para evitar el uso inapropiado de las gachas. Otro punto importante al versar al contacto de las zonas erógenas de tu hombre, es que no debes limitarte a tocarlo solo con los dedos, también puedes usar los pies, la lengua, los labios, el cabello y hasta el instinto. Es importante reconocer que todos los hombres no tienen los mismos puntos sensibles, e aun lo que hoy puede anatomía una zona erógena de tu pareja en cinco años puede ya no serlo.

259 260 261 262 263 264 265 266 267

Leave a Reply